Proceso Editorial

  • Los manuscritos propuestos se enviarán a evaluación con dos árbitros seleccionados por los editores. El autor puede sugerir árbitros, siempre y cuando no sean de su misma institución o pueda tener algún conflicto de interés. La aceptación o rechazo de un manuscrito por el editor en jefe tendrá siempre como base la evaluación de los árbitros argumentada en función del valor y las aportaciones que se realicen.

  • Respecto a los trabajos rechazados, la notificación correspondiente se remitirá a los autores en un plazo no mayor de 25 días hábiles a partir de la fecha de recibido. Los trabajos rechazados no podrán reconsiderarse.

  • La evaluación y comentarios al manuscrito le serán proporcionados al autor, para que sean consideradas las recomendaciones de los árbitros. El autor deberá indicar la recepción de la evaluación así como su compromiso de realizar y devolver a los editores los cambios sugeridos en un plazo no mayor de 10 días hábiles, a partir de la fecha de recibir la notificación.

  • Posteriormente, en el plazo estimado, enviará una carta donde indique la forma en que atendió las recomendaciones y una nueva versión del manuscrito corregido con los cambios resaltados en color amarillo.

  • El manuscrito, tablas y figuras de esta versión revisada deben cumplir con todas las especificaciones de formato indicadas más adelante.

  • Al autor se le proporcionarán las pruebas de galera en un archivo en formato PDF, para que revise tipografía y edición, por lo que sólo podrá hacer correcciones de forma. Toda indicación debe enviarse a la brevedad, sin embargo los editores se reservan el derecho a proceder con la publicación en caso de no recibir respuesta del autor. Posterior a este proceso no se aceptarán modificaciones al trabajo, por lo que el contenido y edición del artículo son responsabilidad únicamente del autor.

  • Cuando algún miembro del Consejo Editorial o del Comité Editorial proponga algún manuscrito a la revista se sujetará estrictamente a los mismos lineamientos aquí establecidos. El Consejo Editorial, con excepción del interesado, decidirá los árbitros que calificarán el manuscrito de referencia, atendiendo al criterio de la mayor exigencia.